«Gané 100k y compré una casa». Los charlatanes que te han arrastrado al casino de las ‘cripto’

«Gané 100k y compré una casa». Los charlatanes que te han arrastrado al casino de las ‘cripto’

"Gané 100k y compré una casa". Los charlatanes que te han arrastrado al casino de las 'cripto'

«Gané 100k y compré una casa». Los charlatanes que te han arrastrado al casino de las ‘cripto’

Internet se ha llenado de pseudoexpertos en ‘cripto’ que hace unas semanas recomendaban invertir en la ‘stablecoin’ Terra. Tras el colapso, miles de pequeños inversores les señalan por haberles engañado

«Cógete a la silla. No tengo ni puta idea de esto, pero la gente me pide que les venda cursos». Así arranca uno de los infinitos vídeos que se pueden encontrar en la red sobre consejos para hacerse rico al instante con las cripto. Quien habla es @favdafaka acompañado de su novia y explica cómo ganó 40.000 euros en pocos días metiendo 10.000 en la criptomoneda Solana. «Un ‘profit’ tremendo, tío. Le di 3.000 o 4.000 a mi colega». Le entrevista Roger Pérez, más conocido como Delox (y antes Miguelox), un ‘youtuber’ afincado en Andorra sin formación ni experiencia en finanzas pero con un pasado en marketing digital que llevaba semanas colgando vídeos sobre lo sencillo que es ganar dinero con Luna, la ‘stablecoin’ que ha colapsado esta semana evaporando los ahorros de miles de personas. Ahora varios grupos de Telegram hierven contra Delox acusándole de charlatán. Demasiado tarde. Delox es solo uno de los muchos pseudoespecialistas en inversión que llevan tiempo inflando la burbuja de las ‘stablecoins», la misma que ha reventado esta semana con consecuencias aún imprevisibles. Su caso, sin embargo, es un buen ejemplo del entramado de intereses que alimenta el negocio de las cripto. Su canal, Diario Cripto, cuenta con 110.000 suscriptores. Retransmite desde Andorra y, en paralelo, ha montado junto a su socio David una sociedad llamada Ohana Valhalla, una «comunidad privada de criptoinversores» en la que, entre otras cosas, cobran 1.000 euros al año por pertenecer a un grupo de Telegram y recibir consejos de inversión. El mensaje subliminal en los vídeos de Diario Cripto funciona como una taladradora en el cerebro de sus espectadores: ‘Repite conmigo: tú también puedes hacerte rico como nosotros’.

Es lo que probablemente pensaron las más de 10.200 personas que vieron el vídeo [sic] «Experto de Terra (LUNA) explica por qué SOLO INVIERTE en LUNA» (lo puedes ver debajo). Se publicó el pasado 20 de abril, solo tres semanas antes del hundimiento de la criptomoneda luna. «Me parecía que Terra estaba adelantada a su tiempo. Me la jugué, tenía menos de 5.000 euros, lo metí todo a Luna y en un año gané más de 100.000. He comprado una casa de 90.000 euros», explicaba entre risas triunfales Manuel, el experto en Luna. El vídeo ahora casi se ha convertido en meme y los comentarios de las últimas horas van a cuchillo. «Este tiene que estar llorando hoy». «Hola, vengo a reírme un rato». «EXPERTO». «¿Sigue vivo ese señor?».

Manuel sigue vivo, pero la realidad de este supuesto especialista es bien distinta a la que muestra el vídeo. «Soy profesor de gimnasia en un colegio. Pero, por favor, no digas nada más que me identifique, ni mi apellido, ni dónde vivo. Mi familia no sabe que invierto en cripto. Prefiero que no me señalen. Hace unos años no tenía ni idea de esto. Empecé en 2017, metí 1.000 euros en bitcoin y lo perdí casi todo. Lo dejé, pero hace poco unos amigos me dijeron «si te atreves a entrar, este es el momento». Así que me puse a jugar, porque esto es como jugar», explica a El Confidencial al otro lado del teléfono.

Como miles de personas, Manuel se obsesionó con el proyecto de Terra. «Fui el 5º o 6º en llegar al grupo oficial de Telegram en España, ahora somos casi 4.000». Se trata del mismo grupo en donde ahora acusan a Delox de engañar con sus recomendaciones. Tras lo ocurrido esta semana, Manuel, de 35 años, reconoce estar sobrepasado por la situación. «Yo, gracias a dios, me salí antes, he perdido poco, pero conozco auténticos dramas, gente que se ha dejado todos sus ahorros». ¿Se siente responsable por recomendar de forma indirecta esta ‘stablecoin’? «No, cuando hice el vídeo de Delox no invité a nadie a invertir, dije por qué me encantaba el proyecto, expliqué mi experiencia, lo conté así porque así lo viví. Esto era parte de mi vida».
No es una inversión, es una religión
Para los inversores tradicionales, con una fuerte formación financiera y alejados de los focos de YouTube, Instagram y redes sociales similares, el ‘efecto arrastre’ de este tipo de vídeos es preocupante. «Atraen a mucha gente igual que lo hace cualquier promesa de dinero fácil, como era hace poco el ‘dropshipping'», explica desde Suiza el inversor y especialista en cripto Fernando Gutiérrez. «El problema de YouTube y Telegram es que hay muchos canales enfocados en una sola moneda. Eso se convierte en una cámara de resonancia bestial en la que oyes lo que quieres oír, te convences y empiezas a tomar unos riesgos desmesurados. Si un tío se monta un canal para hablar solo de Terra y tiene 20.000 seguidores, no puede ser crítico. Si Terra cae, su canal caerá. Estás creando religiones en lugar de inversiones, y eso no tiene sentido, es una ludopatía», explica.

Una prueba de esta burbuja son las explicaciones que dan los inversores en Luna al colapso del sistema. Mientras la mayoría de especialistas cripto apuntan a una pérdida de confianza en el excéntrico creador del proyecto, el surcoreano Do Kwon, y en los fallos del sistema algorítmico que gestionaba la paridad con el dólar, los ‘creyentes’ del proyecto apuntan a extrañas teorías de la conspiración. «Esto es un ataque, no te quepa la menor duda. Un ataque coordinado de grandes fondos de capital que han ido a destruir el proyecto volcando la liquidez en otras monedas para arruinar a Terra», dice Manuel, sin ofrecer ningún detalle concreto ni prueba de este supuesto ‘ataque’. La teoría, sin embargo, se repite como una letanía entre los inversores de esta ‘stablecoin’. Fernando Gutiérrez señala que Terra era especialmente proclive al ‘hype’. «Luna tenía una moneda estable asociada, el UST, y daba mayor rendimiento». El mensaje calaba fácil. Aquí tienes una forma de invertir en criptomonedas con un 20% de rentabilidad, pero sin los vaivenes de las criptomonedas. «Es tal vez lo más doloroso de este ‘crash’. Gente que no tenía ni la menor idea de cripto, como veía que ponía TerraUST, lo apostaba todo. Hay historias dramáticas».

La desesperación se ha ido retransmitiendo estos días en tiempo real en internet. El foro Reddit se ha llenado de decenas de mensajes de gente que aseguraba haberlo perdido todo y solo veía una salida, el suicidio. Otros relataban el intento de quitarse la vida de compañeros de trabajo que se habían quedado sin ahorros. La página se llenaba a la misma velocidad de mensajes compartiendo el teléfono de la esperanza. El caso de Sergio (nombre ficticio) no es tan extremo, pero reconoce que ha pasado una de las semanas más difíciles de su vida a nivel emocional. «Imagínate, estás en el trabajo pensando todo el rato a ver cuándo tienes un minuto para ver el precio de Luna, llamando a amigos que han invertido para preguntarles qué van a hacer. Estas cada minuto pendiente, no he podido dormir. Me ha afectado mucho, no me voy a quedar sin comer, pero ha sido un golpe muy duro», explica a este diario por teléfono a cambio de mantener su anonimato.

Él es médico de familia, tiene 35 años, y lleva desde el 2017 invirtiendo. Conoció la ‘stablecoin’ Luna hace año y medio y decidió meter casi 8.000 euros. «Tenía ahorrados unos 20.000, mi idea era intentar comprar una casa con las ganancias. Llegué a multiplicar por 10 lo invertido, pero ahora lo he perdido todo». Habla a toda velocidad, casi sin respirar, presa de los nervios. Si hubiera vendido hace una semana, habría obtenido más de 80.000 euros, ahora se ha quedado sin nada. Su entorno desconoce que tiene esta segunda actividad, a la que dedica dos horas diarias. Solo su mujer está al tanto. «Ella también invierte», se ríe.

Sergio aclara que jamás ha seguido canales de inversión en YouTube o Telegram, se considera un inversor «serio» que solo sigue a «profesores de economía» e inversores de prestigio. «Estos charlatanes son un peligro para la gente joven, son los más vulnerables. Al principio dicen que no recomiendan nada, que no dan consejos financieros, pero luego están todo el rato hablando de las maravillas de meter dinero aquí o allá».

Es justo el caso de Diario Cripto y muchos otros canales, como Healthy Pockets, del youtuber español Hugo Botto, afincado también en Andorra. El Confidencial se ha puesto en contacto con ambos para recabar su versión, pero no ha obtenido respuesta. Otro de los señalados es Adrián Sáenz, que publica vídeos titulados «Cómo Ganar $5/día Con Anchor Protocol» (el protocolo asociado a la ‘stablecoins’ Luna que prometía una rentabilidad del 20% sin apenas riesgo). Sáenz presume de haber sido «el primero en España de hablar del dropshipping», el negocio que lleva un tiempo arruinando a muchos veinteañeros con promesas de facturar 10.000 euros al mes sin apenas esfuerzo. Otros canales, como CryptoYoda, con 120.000 seguidores y mucho tirón en Latinoamérica, se cortan aún menos, con vídeos como «Por qué en Realidad Terra (LUNA) Te Hará Rico». La guerrilla contra este contenido también se ha disparado en la red. En diversos foros de inversión avisaban ya desde hace un año del peligro de alguno de estos canales. Incluso Simón Pérez y Silvia Charro, reconvertidos a ‘Robin Hood’ de las criptoestafas, dedican extensos vídeos a desmontar a Diario Cripto, Delox y su socio. Fernando Gutiérrez asegura que la mejor forma de identificar un ‘criptocharlatán’ es ser consciente de cómo funciona su negocio y su red de intereses. «Muchas veces son ellos mismos los que más pierden cuando ocurre un ‘colapso’ como el de ahora. Si alguien que ha metido todo su dinero y tiempo en una moneda te da consejos, huye».

"Gané 100k y compré una casa". Los charlatanes que te han arrastrado al casino de las 'cripto'

TEXT, PROPRIÉTÉ de: «Gané 100k y compré una casa». Los charlatanes que te han arrastrado al casino de las ‘cripto’ (elconfidencial.com)